miércoles, 9 de noviembre de 2016

El nuevo Gobierno: si no quieres una taza toma dos

Ya casi nada nos sorprende de Rajoy tras estar más de 300 días gobernando con un ejecutivo en funciones, tras haberse presentado a dos elecciones en las que fue mejorando su resultado, ahora nos presenta un Gobierno sin grandes cambios estructurales pero si con importantes cambios cosméticos, que van a demostrar lo que realmente ha buscado Rajoy con este ejecutivo, continuar con su política de recortes, ajustes y desigualdades. 

Fuente: Secretaría de Comunicación de la FSC-Madrid.

Aparentemente las nuevas personas que ocuparán los ministerios pueden parecer menos duras, menos políticas, pero la realidad es que la mayor parte son lobos con piel de cordero. Entre los cambios aparece María Dolores de Cospedal que ocupará el cargo de ministra de Defensa, la  secretaria general del PP, o doña "Finiquito en Diferido", que ha demostrado sobradamente su talante poco negociador y escasamente dialogante al frente, por ejemplo del gobierno de Castilla la Mancha, donde aplicó los mayores recortes territoriales de todo el Estado. Pero no es muy diferente el nuevo ministro de Fomento y ex alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, donde su gobierno y su nepotismo hicieron que por primera vez en 30 años el PP perdiera la mayoría absoluta en la ciudad cántabra.

Mención aparte merece el nuevo ministro del Interior, un personaje populistas, ultracatólico y del ala más conservadora del partido, que entra en un ministerio sin ninguna experiencia en temas policiales, o a lo mejor por eso lo ha elegido Rajoy.

De quienes entran por primera vez nos queda Álvaro Nadal el responsable del programa económico del PP en las dos elecciones generales, el abanderado de la política más liberal, y el que aportara más dolor a las familias españolas, a través de su más que probable aplicación de una mayor desregulación  de las empresas energéticas en nuestro país. Por último  Dolors Montserrat, una incógnita en su nuevo cargo al no haber tenido prácticamente ninguna responsabilidad de gestión pública.

Estas personas y las que siguen, son quienes continuaran aplicándonos más recortes, más dolor, mas desigualdad, porque Rajoy no ha cambiado nada, ni nada va a cambiar en su forma de hacer política, tal y como anunció en el Congreso antes de ser nombrado presidente.

Y esto lo hace Rajoy con 135 diputadas y diputados, sin mayoría, con el apoyo explicito de Ciudadanos y la abstención cobarde del PSOE, que hace todavía más duro el Gobierno que ha presentado, no ha  buscado sustituir a sus ministros y ministras por otras personas con perfil más dialogante, perpetúa a quienes han aplicado la mayor reducción fiscal de la historia de nuestro país a la grandes empresas, una amnistía fiscal de la que todavía aún desconocemos a quién beneficia, sigue con quienes han utilizado y aireado datos públicos de ciudadanos para ponerles en evidencia delante de la opinión pública, mantiene a quienes nunca han buscado acuerdo con ninguna otra opción política, y sigue sin cumplir con la paridad en sus gobiernos.

En definitiva Rajoy continuará siendo Rajoy, sus políticas seguirán siendo las mismas y las trabajadoras y  trabajadores veremos mermados todavía más nuestra ya penosa situación, al final  este gobierno nos llevará a una peor situación por eso, si no querías una taza toma dos. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario